Tema del mes | 20

26 de junio: Día Internacional de los Bosques Tropicales

Foto: Globovisión

Escrito por: Ana Sabogal, Grupo Bosques y Reforestación, INTE-PUCP

El 26 de junio se celebró el Día Internacional de los Bosques Tropicales, establecido en el año 1999 por el programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Organización Mundial de Conservación (WWF) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). En este contexto es importante revalorar la presencia de los bosques tropicales, de su valor ecosistémico y de la necesidad de su conservación.

Los bosques tropicales se distribuyen hacia ambas franjas ecuatoriales, entre las latitudes 10°N y 10°S. Estos ecosistemas revisten especial importancia en términos de cambio climático. Como es bien sabido, los árboles son muy importantes en la absorción del dióxido de carbono. De esta manera, más que nunca, los bosques tropicales adquieren una gran importancia. Un problema que afrontan los bosques tropicales es la fragmentación del habitad y la alteración de la biodiversidad, es por ello que muchos autores consideran que no existen ya espacios de bosque natural, todos se encuentran en cierto modo alterados. La cuenca amazónica alberga el bosque tropical más continuo del planeta. Sus ríos tienen la quinta parte de toda el agua dulce del planeta. Uno de los valores de la Amazonia es aparte de su inmensa biodiversidad y riqueza de plantas y animales la riqueza de conocimientos ancestrales de sus habitantes.

En el Perú podemos distinguir entre los bosques de selva alta y de selva baja, siendo muy variadas la selva del norte del país a la del sur donde influye el friaje modificando las temperaturas durante una época del año. Pero es importante resaltar que los bosques tropicales también albergan a los bosques estacionalmente secos situados en la costa nor pacífica. Es especialmente interesante el bosque de Tumbes pues alberga fauna y flora de la cuenca amazónica y pacífica. Finalmente, no hay que olvidar a los poco estudiados bosques semi-perennes del Marañón, amenazados por la presión humana sobre sus recursos sin que conozcamos del todo su potencial y su biodiversidad.

La pérdida de los bosques tropicales puede representar no solo para el Perú sino también para la humanidad una pérdida de la posibilidad de limpiar los ecosistemas contaminados.

Cabe resaltar que debido a ello y a la enorme biodiversidad que estos bosques albergan, el Perú alberga las Reservas de la Biosfera del Noroeste que integra a los bosques tropicales norperuanos y la Reserva de la Biosfera del Manu que alberga a los bosques de selva tropical y selva baja.

Compartir via:

Compartir vía:
Enviar a:
© 2017 Pontificia Universidad Católica del Perú
Todos los derechos reservados