Español
Noticias | 31

#PuntoEdu | ¿Por qué el COVID-19 es una pandemia?

La OMS ha declarado al nuevo coronavirus como una pandemia, luego de superar las 4,000 muertes en todo el mundo. Aquí, profesionales de nuestro Servicio de Salud explican lo que implica esta declaratoria

El coronavirus (COVID-19) continúa expandiéndose. Los gobiernos despliegan medidas drásticas para frenar el avance de la cepa que, aunque no tiene una alta tasa de mortalidad, presenta dificultades para una temprana detección. En una conferencia de prensa, el pasado miércoles 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al coronavirus como una pandemia.

Un equipo de profesionales del Servicio de Salud PUCP (el Dr. César Mercado, especialista en medicina general, y las licenciadas en enfermería, Cecilia Callirgos y Rosa Guitton) nos explica los alcances de una pandemia y por qué el COVID-19 ha sido declarado como tal.

¿Qué es una pandemia?

El término proviene de un vocablo griego que significa “reunión del pueblo”. Su significado se ha extendido a “enfermedad de todo el pueblo”. La OMS la define como la propagación mundial de una nueva enfermedad.

Tomar la denominación de pandemia no tiene nada que ver con su mortalidad o letalidad.

Los profesionales de nuestro Servicio de Salud señalan que, para que una enfermedad sea denominada como pandemia, debe tener un alto grado y rapidez de infectividad. Asimismo, debe trasladarse fácilmente de un sector geográfico a otro. Esto no tiene nada que ver con su mortalidad o letalidad.

 

Condiciones para que aparezca una pandemia

Los especialistas de nuestro Servicio de Salud señalan que existen tres condiciones que cumple una pandemia. En principio, debe tratarse de un virus nuevo que no haya circulado antes y, por lo tanto, la población no tiene inmunidad frente a este. Por otra parte, el virus debe poder transmitirse de persona a persona de manera eficaz. Por último, tiene que ser capaz de producir una enfermedad de gravedad.

¿Cuáles son las fases de una pandemia?

El coronavirus pasa por distintas fases. La primera es la etapa del conocimiento de la enfermedad. En ese sentido, las medidas iniciales se orientan a que la gente infectada, o que viajó a una zona de riesgo, esté apartada del resto de la población sana.

En la fase dos, las autoridades inician labores de distanciamiento social, como cierre de escuelas, limitación de viajes, implementación de trabajo a distancia y cancelación de eventos para evitar aglomeraciones de personas. Estas medidas buscan dar tiempo a las instituciones de salud para prepararse para la epidemia y es una transición a la tercera etapa.

Cuando el contagio es de mayor expansión y se da sin que los contagiados hayan estado, necesariamente, en contacto con alguien del exterior.

Durante la fase tres, el virus circula activamente. Las instituciones médicas detectan y atienden los casos de la enfermedad, con el fin de mitigar los efectos. La atención de pacientes no graves es realizada de forma ambulatoria, es decir, no son internados en los hospitales, en tanto que los casos graves son atendidos en centros definidos.

En ese sentido, es importante recordar que, el pasado 17 de marzo, el presidente de la República, Martín Vizcarra, señaló que nos encontrábamos en la tercera fase de la pandemia, es decir, cuando el contagio es de mayor expansión y se da sin que los contagiados hayan estado, necesariamente, en contacto con alguien del exterior. “La curva va en aumento, pero esperamos alcanzar en esta cuarentena el punto de inflexión que consiga bajarla. Si no cumplen [la cuarentena], las consecuencias son el riesgo de salud paras todos y pérdidas de vidas”, sostuvo.

Calma ante todo

Recuerda que la declaración de pandemia no significa que el COVID-19 se haya vuelto más letal, sino que es un reconocimiento de su propagación a nivel mundial. El doctor Tedros Adhananon Ghebreyesus, director general de la OMS, enfatizó no mirar la palabra pandemia, sino enfocarse en otras cinco: prevención, preparación, salud pública, liderazgo político y población.  También agregó que todos los países pueden todavía cambiar el curso de esta pandemia y es la primera en la historia que puede ser controlada.

El personal médico de nuestro Servicio de Salud asegura que es vital que todos los países preparen respuestas, utilizando sus recursos disponibles y concentrándose en cinco áreas importantes: detectar casos tempranos y contactos, salvar vidas dando tratamiento médico a quien lo requiera, reducir la transmisión de la enfermedad y aislar a infectados por COVID-19, trabajar con todos los sectores para mantener los servicios básicos, e informar al público para que tome medidas en cada etapa.

De igual forma, los especialistas exhortan al lavado de manos con agua y jabón con mayor frecuencia, evitar el contacto con personas enfermas, toser y estornudar en el interior del brazo o en un pañuelo desechable, y, por último, seguir todas las indicaciones del Minsa.

Fuente: Punto Edu

Compartir via:

Deja un comentario
Nombre:

Correo electrónico:

O, usa tu perfil en Facebook
Mensaje:

Compartir vía:
Enviar a:
© 2020 Pontificia Universidad Católica del Perú
Todos los derechos reservados